Festejemos un nuevo Día de la Trabajadora y el Trabajador Nodocente

Compañeras y compañeros nodocentes.

Llega un nuevo Día del Trabajador y la Trabajadora Nodocente, esta vez en circunstancias únicas y especiales, atravesados por la pandemia del COVID-19 que cambió nuestras conductas cotidianas y nuestra actividad laboral.

En los últimos meses, junto a las y los docentes, hemos debido reconvertir aptitudes y hemos incorporado nuevas habilidades para continuar prestando nuestros servicios esenciales para el desarrollo y mantenimiento de la Universidad Nacional de Río Negro.

Este año, que ha golpeado fuertemente la economía en todo el planeta, ha sumido a tantos compatriotas en la pobreza, ha dañado la estructura productiva de nuestro país y se ha llevado tantas vidas, debe hacernos reflexionar sobre el indelegable rol del Estado para regular la vida en sociedad y propugnar la igualdad y equidad como regla básica de la democracia.

En este sentido, invitamos a reflexionar sobre la importancia de nuestro rol como integrantes de una política de Educación Universitaria pública y gratuita. Esta herramienta, que es una de las bases de la igualdad de oportunidades y del movimiento ascendente de los trabajadores, es una construcción social que debemos defender con orgullo.

Por último, los incitamos a sostener nuestra identidad de trabajadores y trabajadoras nodocentes, que como proyecto colectivo nos permitirá afrontar un futuro en el que recuperemos las condiciones laborales que permitan una vida digna, y a festejar nuestro día con la satisfacción por la tarea realizada y la confianza de que la reconstrucción de la patria ya está en marcha.